La osteopatía es una ciencia terapéutica basada en un conocimiento preciso de la anatomía y de la fisiología del cuerpo humano. Se entiende como una medicina integral porque contempla al cuerpo como una unidad funcional que utiliza pruebas diagnósticas manuales para encontrar aquellas disfunciones que puedan entrañar una pérdida del equilibrio y en definitiva, una pérdida de su salud.

En 2009 el Educational Council on Osteopathic Principles (ECOP) y la American Osteopathic Asociation de Estados Unidos, dos organismos de referencia a nivel mundial en filosofía de la osteopatía, definieron los siguientes principios constituyentes de la filosofía osteopática:

  1. El ser humano es una unidad funcional dinámica
  2. El cuerpo posee mecanismos autoregulatorios a los que subyacen propiedades autocurativas
  3. Estructura y función están interrelacionados a todos los niveles.
  4. Las razones en que se basen cualquier tratamiento de osteopatía deben estar basadas en estos principios. 

La visión de un módelo médico sanitario que se deriva de los anteriores principios osteopáticos se caracteriza por estar orientado hacia la salud, en donde el paciente está en el centro del proceso y en donde se busca una normalización, mantenimiento o mejora de los procesos fisiológicos básicos. Este modelo orientado hacia la salud y hacia el individuo exige una toma de conciencia no solo de aquello que no funciona o que impide la función, sino también del patrón de respuesta fisiológica adaptativa que puede ser facilitado para que el paciente mantenga o restaure una salud y función óptimas. 

El grupo ECOP definió 5 funciones corporales integradoras  necesarias para una buena capacidad adaptativa a la vida y sus circunstancias:

  1. Postura y movimiento, incluyendo una fundamental fiabilidad estructural y biomecánica.
  2. Respiración y circulación a nivel general y a nivel celular.
  3. Procesos metabólicos de todo tipo, incluyendo los mediados hormonalmente, los inmuno-regulatorios, y los relacionados con los procesos de nutrición bioquímica.
  4. Integración neurológica, incluyendo la integración central, la periférica,  la autónoma, la neuroendocrina, neurocirculatoria,  y sus relaciones reflejas.
  5. Elementos psicosociales, culturales, comportamentales y espirituales.

Estas cinco funciones, arriba mencionadas, se correlacionan con 5 modelos de aproximación al paciente. Es posible saltar de un modelo a otro o mezclar varios, tan solo es necesario cambiar un poco el enfoque sin perder perspectiva de la globalidad, de la misma manera que si estamos enfocando algo con una cámara fotográfica, es posible centrarnos en diferentes aspectos de esa imagen si cambiamos el enfoque de la lente.

Estos son los 5 modelos:

  1.  Modelo Biomecánico
  2. Modelo Respiratorio-circulatorio
  3. Modelo Neurológico
  4. Modelo Metabólico-Energético
  5. Modelo Comportamental

Normalmente, una combinación de los modelos sería apropiada para cada paciente individual. La combinación elegida  estará condicionada por el diagnóstico diferencial, otras dolencias asociadas y otros regímenes terapéuticos que se estén siguiendo.

Cabe señalar que la Organización Mundial de la Salud reconoció en 2006 el concepto osteopático de los 5 modelos como una contribución única a la sanidad mundial (Carreiro, 2006).

  • Logo 01
    Osteopatía infantil
  • Logo 01
    Osteopatía obstétrica
  • Logo 01
    Osteopatía ginecológica
  • Osteopatía craneosacral
    Osteopatía craneosacral
  • Osteopatía deportiva
    Osteopatía deportiva
  • Osteopatía estructural
    Osteopatía estructural
  • Terapa vojta
    Terapia Vojta para adultos
  • Reprogramación muscular
    Reprogramación muscular